Si los smartphones son el presente y el futuro, Facebook está muy bien posicionado para dominarlo. Las estadísticas son demoledoras: 9 de cada 10 internautas eligen el móvil como su dispositivo favorito e invierten una media de 37 horas al mes en aplicaciones.

Algunos datos interesantes: entre las 10 aplicaciones más usadas en el mundo entero durante 2015 (según datos de Annie) se cuelan cuatro propiedad de Facebook, aunque no necesariamente por mérito propio. La aplicación más descargada durante el pasado año fue WhatsApp, comprada por Facebook en 2014. Después llegaría otro servicio de mensajería instantánea, Facebook Messenger, que alcanzó recientemente los 800 millones de usuarios, seguido de la app de la red social Facebook. Culmina el top cuatro Instagram, también adquirida por Facebook en 2012.

Por debajo quedarían otras apps, como (en este orden) Clean Master, 360 Mobile Security, Skype, YouTube, UC Browser y Snapchat.

97

Facebook compró WhatsApp por casi 22.000 millones de dólares

El servicio de mensajería más popular del mundo fue desarrollado en 2009 por dos ex ingenieros de Yahoo y su crecimiento fue vertiginoso. A principios de 2014 la aplicación contaba ya con más de 450 millones de usuarios y suponía un caramelo que tanto Google como Facebook se morían por probar. En febrero de 2014 se anunció que sería Facebook quien adquiriría WhatsApp y la operación se cerró ocho meses después por 21.800 millones de dólares.

Facebook contaba con 1.320 millones de usuarios activos por mes en aquel momento, y era -y sigue siendo- la red social más popular del mundo. Con la compra del servicio de mensajería móvil, saltaron las alarmas: si se contemplaba solo un hipotético retorno de la inversión a través de los pagos por la aplicación o incluso una posible llegada de la publicidad móvil -lo que se negó siempre desde Facebook- esta adquisición multimillonaría tenía poco sentido. ¿Qué era entonces lo que estaba comprando realmente Facebook? Quizás los datos…

Instagram fue adquirida antes y por mucho menos: 1000 millones de dólares

En 2012, la popular red social fue adquirida por Facebook por unos 1000 millones de dólares. Había nacido en 2010 de la mano de dos programadores de San Francisco, pero dos años después contaba ya con 27 millones de usuarios registrados y su valor ascendía a unos 750 millones de dólares.

Poco después Facebook trató de comprar también Snapchat, la app de envío de archivos que se borran poco después de ser vistos, muy popular entre los adolescentes. Pero a pesar de que ofreció 3.000 millones de euros (un precio muy superior a la valoración de mercado), no lo logró.

Con todos estos movimientos, Facebook busca comprar usuarios jóvenes (la base de usuarios de Instagram y Snapchat es muy joven, y en parte también la de WhatsApp). Además de que se hizo así fuerte en el mundo móvil, algo esencial a medida que este dispositivo ganaba protagonismo y que, a la vista de los resultados, le salió redondo.

Con estas adquisiciones, Facebook consiguió crear una comunidad que responde a todas las necesidades de comunicación de la gente, y con soluciones para diversas franjas de edad. Y ni hay que mencionar  la convergencia de datos ya que, a pesar de que tanto Instagram como WhatsApp se han ido desarrollando de forma independiente, es una única empresa la que recoge todos los datos, lo que permite un volumen de información cada vez mayor sobre cada usuario.

Fuente: PuroMarketing