A veces necesitamos adquirir nuevas habilidades minimizando el tiempo o incorporar nuevos conocimientos pero sin perder productividad.

Esto se debe a que la formación empresarial se ha transformado gracias a la revolución digital. Hoy, las empresas se tienen que adaptar a la nueva economía digital y para ello requieren que sus empleados estén al día.

La tendencia es imparable. La tecnología nos está trayendo muchos cambios y esto va a llevar a la automatización de tareas. Ante este panorama es necesario que se adquieran nuevos conocimientos y una adaptación constante.

Por ejemplo, en los próximos años, el 65% de los trabajos que harán las personas de la Generación Z (nacidos a partir de 1997) aún no existen, de acuerdo con el Foro Económico Mundial. A ello habría que agregar el hecho de que el 38% de los empleadores en el mundo está teniendo dificultades para encontrar colaboradores con las habilidades adecuadas para ocupar diversos puestos.

Consejos para actualizarse laboralmente
Tendencias del mercado profesional laboral a futuro.

Pero, ¿cómo mantenerse al día? Hay cuatro claves que ayudan a conseguir este objetivo.

Apostar por lo digital, pero sin olvidar lo analógico

Aprender en línea aporta muchas ventajas: acceso las 24 horas, rapidez y fluidez. Permite también que cada uno de los empleados gestione su propio aprendizaje.

La formación se ha democratizado gracias a Internet. La tecnología ofrece unas capacidades que nunca tuvimos en el aula y la principal es que cada uno puede elegir el tema, el momento y hasta cuánto tiempo le va a dedicar. Sin embargo, dice la experta, no hay que olvidarse de las ventajas que ofrece la formación presencial como la experimentación, la socialización y el intercambio de ideas.

Sumar nuevas herramientas

Impulsar el llamado aprendizaje colaborativo o entre pares es imprescindible. La implicación, la motivación, la atención y el trabajo constante del trabajador son fundamentales para que la formación fluya. Todos somos corresponsables. Las empresas ponen los medios, pero nosotros tenemos que estar dispuestos a buscar los momentos y a veces una formación extra.

Hay plataformas con miles de ellos que ponen a disposición del usuario contenidos sobre una enorme variedad de temas.

Aplicar nuevas metodologías para ganar conocimiento

Emplear diversas técnicas para transmitir información — desde los mapas virtuales hasta aquellas herramientas lúdicas para fomentar la formación — mejora el proceso de aprendizaje hasta convertirlo en una experiencia memorable y épica. Hoy, en un mundo digital, ya no hace falta que el docente explique todos los conceptos, así que puede aprovechar al máximo el tiempo profesor-alumno en las tareas que realmente requieren su intervención.

Incrementar el aprendizaje con los cursos intensivos, en caso de que sea necesario. Muchas empresas de diversos sectores, no solo el tecnológico, optan por estas técnicas de aprendizaje, pues necesitan profesionales que respondan a las necesidades más actuales del mercado.

Consejos para actualizarse laboralmente
Las empresas invierten en cursos intensivos.

Aprender a aprender

Hay que aprender a distinguir entre el aprendizaje formal e informal. El segundo son procesos muy cortos de información o entre iguales que despiertan la curiosidad. Mientras que el primero está diseñado con el objetivo claro: obtener una cualificación o una especialización. También hay que tener en cuenta las nuevas competencias en esta nueva era. Desde la creación de contenido y alfabetización digital (entender, conocer y evaluar información a través de la tecnología) hasta las más avanzadas. Hace unas décadas era obligatorio aprender inglés, pero ahora es fundamental dominar las competencias digitales entre ellas el conocimiento de los sistemas de programación u otras herramientas computacionales.

Aunado a ello, las nuevas tecnologías como la realidad virtual y la aumentada permiten tener experiencias pedagógicas potentes y en algunos casos explorar, interpretar y entrenar problemas en entornos de alto riesgo.

Fuente: We Forum